Ésta es nuestra historia

Actualidad Rovinfooder

“No lo entiendo. Por más que le compre un pienso caro rico en proteínas, no consigo que coma bien. ¿Como no le va a gustar un pienso de esta calidad, si es de lo mejor del mercado?” Una cosa está clara, y es que en mi vida se me ha ocurrido probar una bola de pienso a ver como sabe… de haberlo hecho probablemente Rovinfood existiría desde entonces.

Pues bien, bajo esta situación enmarcada en la cotidianidad de muchísimos de los hogares donde habita un perro, nace este proyecto. ¿Nuestra premisa? Algo tan simple como que comer para ellos sea igual que para nosotros: salud y disfrute.

Cuando adoptamos a Maddy, sabía que sería especial y que se encargaría de enseñarme cosas que nadie más podría enseñarme a lo largo de su vida. Y vaya si lo ha hecho. Maddy se ha hecho mi compañera de vida, inseparables e incondicionales. Tal es nuestra complicidad, que tras un tiempo juntos ya, entendí que pretendía decirme algo cada vez que le ponía la comida: “Esta comida no me gusta” parecía decirme con su mirada mientras se sentaba delante de su cuenco. Y es que por más piensos distintos que le llegué a comprar, siempre acababa mirándome de la misma manera.

“Algo estoy haciendo mal. Si yo disfruto con la comida, ella debería disfrutar con la comida… ¿Que tiene su comida de diferente a la mía?” Os juro que me llegué a hacer esta pregunta y un segundo después sentí como la obviedad recorría mi cuerpo en forma de estupidez. Lo tenía delante y Maddy llevaba tiempo diciéndomelo. Ese día hice una prueba. Aunque frecuentemente le daba algo de comida que me sobraba en el plato, ese día cociné expresamente para ella una receta que encontré en Internet: carne de pollo, un poco de arroz y alguna verdura. Era una receta socorrida para un día puntual, no era completa ni estaba aparentemente equilibrada, pero para hacer una prueba era suficiente. Ese día sí que me miró diferente… esa mirada era nueva: “Esto sí me gusta, esto sí es comida”. Las ganas de verla así de feliz cada día me llevaron a investigar sobre alimentación natural para perros, a indagar en cómo funcionaba su sistema digestivo, a preocuparme por sus requerimientos alimentarios y informarme sobre formulación de recetas completas y equilibradas. Un mundo enorme.

Tan grande fue lo que me enseñó ese día que hoy, unos meses más tarde, somos cuatro socios (un publicista, un economista, un marketiniano y un veterinario doctorado en nutrición) que compartimos la misma visión, la misma adoración por ellos y las mismas ganas y fuerzas de crear algo tan bonito y significativo que mejore la vida de nuestros perros y las de todos los vuestros.

Estamos tremendamente felices y orgullosos de presentaros nuestro proyecto, un rincón para los que amamos a nuestros compañeros de 4 patas.

Bienvenidos a Rovinfood.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú